Skip links

Bajo rendimiento en la empresa: ¿Cómo arreglarlo?

El desempeño de los empleados es la base para tener un alto nivel de productividad que facilite la consecución de las metas en cada uno de los departamentos. Sin embargo, en ocasiones los colaboradores no rinden en su trabajo y se presentan situaciones de bajo rendimiento que deberán ser atendidas por los jefes.

En AU Consultores explicamos a nuestros clientes que gestionar un rendimiento deficientes puede ser un proceso incómodo y dificulto. Por ese motivo, nuestra visión apuesta por ayudar a las personas a alcanzar su talento y demostrar así todas sus virtudes.

Personas con bajo rendimiento: Señales

Te encuentras en una situación en la que tienes que supervisar a una persona, cuyo rendimiento no puede ser calificado de otra manera que como “pobre”. Estas actuaciones resultan típicas:

  • La persona nunca tiene éxito. El bajo rendimiento se convierte en la norma y, por consiguiente, los estándares caen en picado.
  • No se puede confiar en él a la hora de asumir compromisos (nunca cumple los plazos).
  • Comete errores (echa la culpa a otros, y le molesta que te dirijas a él).
  • Acabas pasando mucho tiempo con él
  • Cuando se le somete a presión, se pone a temblar de miedo.
  • Todo esto está teniendo un efecto bola de nieve
    • la moral del equipo se viene abajo
    • la gente se empieza a quejar
    • otros tienen que hacer trabajo extra, lo que produce resentimiento hacia esa persona y mal ambiente en general

Personas con bajo rendimiento:  Posible explicación

  • Ha llegado a su límite de capacidad
  • No se da cuenta de que su rendimiento está siendo bajo
  • Nunca se le ha hablado de este problema con anterioridad
  • Las causas del bajo rendimiento podrían estar:
    • En ti: Por ejemplo, tus niveles de exigencia son demasiado altos para esa persona
    • En el trabajo: Por ejemplo, las tareas son difíciles, la carga de trabajo muy grande, lo que desmotiva al profesional
    • En el empleado: Por ejemplo, está deprimido, tiene mala salud, es perezoso.
  • La apatía de los jefes. La gente conoce esta situación, pero nadie está dispuesto a hacer nada al respecto.

Personas con bajo rendimiento: Consejos prácticos

  • Corta el problema de raíz. No te limites a tratar los síntomas
  • Recuerda que:
    • Como jefe, eres responsable del rendimiento de tus subordinados
    • Tu credibilidad podría ser cuestionada, si no haces nada para solucionar esta cuestión (al margen de los que haya ocurrido en el pasado)
    • Cubrir las lagunas de este profesional sería como evadirse de la realidad
    • Si alguien afirma tener una determinada capacidad, debe ser capaz de demostrar que la posee
    • Puedes despedir a un trabajador por bajo rendimiento, en estos dos casos
      • Si la persona no es capaz de hacer un buen trabajo
      • Si, siendo capaz, su trabajo no tiene el nivel de calidad mínimo exigido.
  • Analiza las claves del problema:
    • ¿Qué esperas que haga el trabajador?
    • ¿En función de los estándares de la empresa, cómo debería rendir ese profesional?
  • Identificar cuáles pueden ser sus dificultades. Procura ser concreto y definir las causas de sus problemas
  • Llega con él a un acuerdo sobre:
    • Lo que hay que hacer
    • La ayuda que necesita
    • Los plazos/el cronograma
  • Pon por escrito esta información (esto es esencial, especialmente si tu plan no consigue producir mejoras en el rendimiento).
  • Presta todo el apoyo que has ofrecido dar
  • Supervisa el rendimiento de la persona, y toma las medidas que sean necesarias, a media que avanzas

En AU Consultores trabajamos para dar sentido a las estrategias, y sobre todo a acompañar a las personas en la consecución de sus metas.

 

 

Return to top of page